Noticias

Algunos proveedores no son capaces de reconocer un mal trabajo

Algunos proveedores no son capaces de reconocer un mal trabajo
No hay opiniones

Es conocido por todos, que no todos los proveedores hacen buenos trabajos. En el sector de las reformas, lo tenemos a la orden del día, pero en la parte eléctrica, la situación se agrava.

Me he pasado buscando, más de 18 meses, alguien que me dijera como se llamaba una máquina, muy parecida a la que parece en la película del Jovencito Frankenstein, de Gene Wilder y Martin Feldman, que sostiene determinadas cuestiones eléctricas en un edificio.

El invento, en cuestión, tiene 50 años, pero he necesitado 6 personas, para que alguien me diga que es y como asesinarlo.

El punto es que, la empresa que hizo ciertas instalaciones faradianas, en ese edificio, se empeño en hacer cosas inservibles, generando un gasto absurdo, y evidenciando una cuestión, inenarrable. Es normal que los automáticos de caigan. Eso si, ha estado hablando con quien explota petardos dentro de un edificio, hace barbacoas, o aquel que hizo una pifia, apropósito que costó, casi 340.000 euros.

Martin Feldman se equivoco de cerebro, pero aquí estamos tratando, de algo más grave, un posible espécimen humano que camina, supuestamente, sin este elemento.

Hoy estos especímenes han acudido a hacer un show, parecido al de hijo de Wilder, a gritos y tras tomas la poción de Panoramix, en un bar. La brutal diferencia es que, unas horas, iremos a hablar con los colegas de Kenneth Mars, a ver que les parece.

Esta claro, que, dentro del decálogo del recobro, se encuentran acciones propias de Afganistán, siendo curioso, que me entero ahora, tras casi 20 años de trabajo en ello.

En todo caso, han dejado noticia de su falta de solidaridad, frente a quienes están protegiendo la integridad de este periodista.

Tengan cuidado, los que pretendan, cercenar la libertad de expresión protegida en nuestra Constitución, o de llevar a cabo ejecución de falsas e ilegitimas acciones, contra la integridad física o mental de quien escribe. Escuchar a vuestro corazón y dejar de beber poción mágica.

Opiniones

¿Quieres más información?

CONTACTA CON NOSOTROS